Translate

06.06 El impacto de la Reforma Energética

El impacto de la Reforma Energética en la vida nacional

Entrevista a Fluvio Ruiz

En entrevista con Fluvio Ruiz Alarcón, ex miembro del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex), conocedor profundo de los temas de energía, y asesor en la cámara de Diputados y Senadores, por parte de Elpidio Tovar de la Cruz, director de la revista Gobierno y Democracia que edita el Instituto Nacional de Formación Política, el dirigente conversó sobre temas de actualidad como el de la Reforma Energética y el Incremento al precio de las gasolinas.

ETC.- Fluvio, en la llamada Reforma Energética ¿cuál sería su razón de fondo y cuáles sus efectos?
­FRA. –­Mira, yo creo que la Reforma Energética es tremendamente ideológica, es curioso que desde la derecha se nos cuestione a los que hemos sido críticos de ésta por las actitudes lógicas que al menos, en mi caso, asumo plenamente y no tengo ningún rubor, pero del lado de quienes la impulsaron claramente está revestida de una ideología muy precisa, en la que se ve un componente esencial y es que, a lo largo de toda la reforma, al petróleo se le da el tratamiento que a cualquier mercancía como si fueran tomates o guayabas, se plantean en los precios de mercado toda una serie de disposiciones, dejando ver que quienes impulsaron la refoma olvidan que el petróleo no es una mercancía como se planteó, el petróleo y el comercio en torno a él, la formación del mismo, tienen una serie de aspectos geopolíticos inevitables. A Sudán lo acaban de partir como país recientemente y no es casual que en una parte haya petróleo y en la otra no.

Los afanes independentistas de Santa Fe, en Bolivia, están ligados también a la existencia de petróleo, en fin, tiene una evidente implicación geopolítica que no está en la reforma, por ejemplo, no hay ninguna disposición de la materia de seguridad nacional, al contrario, la reforma define una figura jurídica que se conoce como servidumbre legal y establece que quienes reciben un área para explorar y desarrollar, no solamente tienen la capacidad de realizar todas las actividades inherentes a la industria sino de vigilar esas actividades, eso podría interpretarse como el permiso para tener guardias blancas. Otro ejemplo de los yacimientos trasfronterizos, sólo pone la obligación de que Pemex posea el 20 por ciento de los proyectos, pero sin que sea necesariamente el operador, es como una cuestión de información y no algo que garantice la seguridad de nuestras fronteras.

ETC.- ¿Esto contradice la Constitución Mexicana?

FRA.- Hubo reformas constitucionales, de hecho, yo diría que más allá de esta colocación lógica, en el fondo la intención que llevó incluso a reformar la constitución fue desde la perspectiva de gobierno, dinamizar un sector que para ellos tiene gran potencial que no podía ser explotado si solamente Pemex continuara trabajando en ciertas áreas estratégicas. Para ello, reformaron los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Mexicana permitiendo así la inversión privada en toda la cadena de valor, desde la exploración, desarrollo, producción y transformación industrial del crudo, a partir de tres ejes fundamentales. El primero es la aceleración de los trabajos petroleros, en toda la reforma permea esta especie de urgencia por valorizar o monetizar nuestros recursos petroleros, esto va unido al segundo eje, que es el fin de la exclusividad de Pemex, justamente para que pudieran llegar operadores privados a realizar más trabajos de los que hace el propio Pemex, y el tercer eje, que va asociado con los otros dos, fue la disposición de compartir la renta petrolera, ¿por qué?, porque sólo de esa manera pueden venir otras empresas a asumir el riesgo geológico. Si una empresa asume los riesgos geológicos inherentes a la actividad sobre todo en la exploración, pues lo que espera al final del arcoíris no es una pequeña ganancia promedio industrial, sino tener acceso a parte de la renta petrolera, que es lo que se paga por el riesgo; entonces esos tres ejes son los que motivan la reforma energética.

ETC.- Por lo menos desde el inicio de los gobiernos llamados neoliberales, se ha planteado la entrada de capitales privados a Pemex, es decir esta disposición que se  adoptó  en este gobierno es parte de la política que se aplicó  en los últimos sexenios de no invertir en Pemex.

FRA. Sí, se juntan el hambre y las ganas de comer. A raíz de la crisis de 1981, recordemos esta tremenda crisis de la deuda que llevó a México, incluso a suspensión de pagos, de facto cambió la posición de Pemex en el modelo de desarrollo del país, hasta esas fechas desde la expropiación con sus diferencias en cuanto al manejo, pero esencialmente Pemex había sido concebido como el organismo que garantizara la suficiencia de hidrocarburos y derivados para México, a partir de la crisis de 1981 Pemex fue vista como la principal fuente de ingresos fiscales, hasta 1974 Pemex contribuía en torno al 1 por ciento del PIB y menos de dos dígitos en cuanto a su participación en los ingresos fiscales. A raíz del boom petrolero, tuvo la participación más significativa en el PIB que ha oscilado entorno al 8 por ciento, y más o menos ha representado un tercio de los ingresos fiscales en promedio. De hecho, un dato que habla de cómo Pemex, pasó a ser la principal fuente de ingresos fiscales es que entre 1993 y 2014, le entregó al fisco el 110 por ciento de su rendimiento operativo, dicho de otra manera, Pemex tenía que endeudarse para pagar impuestos, ya no digamos para el gasto corriente o para inversión, ha estado obligado a endeudarse para pagar impuestos.

Esta forma de succionar todos los ingresos de Pemex, ante la incapacidad del estado de realizar una reforma fiscal progresiva y profunda, terminó dando el pretexto para quienes siempre han añorado que sean los intereses privados los dominantes en el sector. Esto que propició el propio gobierno con una exagerada carga fiscal, empezó a ser el argumento para decir, “necesitamos que lleguen otros a invertir porque Pemex no tiene dinero y no ha invertido”. Además, a Pemex desde siempre la han querido privatizar, sólo que no lo han conseguido por que Pemex es una empresa muy grande, sobre todo desde finales del siglo pasado y se ha agudizado con la llegada de los gobiernos panistas, aunado a la oportunidad en términos de políticas públicas con Peña Nieto está la idea de que Pemex deba ser solamente una empresa productora de petróleo crudo, empieza a tomar vigor esta idea, que por cierto, el gasolinazo contuvo un poco.

ETC.- El gasolinazo es parte de esta cultura?, siendo Pemex hasta hoy el principal proveedor de ingresos fiscales, ahora esta política se trasladará  a los consumidores?

FRA. No les queda de otra, una de las consecuencias de que Pemex empiece a ser vista como fuente de ingresos fiscales, es que se dejó de invertir en la ampliación del sistema de refinación, porque ahí las tasas de retorno son menores, son inversiones de largo plazo para recuperarse, y en cambio en la parte de extracción-producción la ganancia es mayor y el dinero entra mucho más rápido. Entonces se dejó de invertir en el sistema de refinación, por ejemplo, se cerró la refinería de Azcapotzalco y México empezó a ser cada vez más dependiente de la producción extranjera de gasolinas, porque, además, no ha habido una política efectiva de contención de la demanda, al contrario, desmantelamos el sistema ferroviario, por ejemplo, yo suelo decir que no hay ciudad europea del tamaño de Puebla que no tenga metro, en México sólo la Ciudad de México tiene uno digno de ese nombre, el de Monterrey es muy pequeño y el de Guadalajara lo es también.

Entonces no se incentivó el transporte público, se apostó todo al automóvil, la mayoría de las ciudades del país están siendo concebidas para el automóvil, se ha permitido esta idea del acceso al automóvil como sinónimo de estatus, entonces no se contiene la demanda y no se incrementa la oferta, por lo que, necesariamente, dependemos del extranjero y paulatinamente se va haciendo imperativo que el costo se vaya recargando en los consumidores.

ETC.- ¿Cuáles son los efectos inmediatos del gasolinazo, qué sectores afecta, cómo impacta a la economía nacional y, sobre todo, a la sociedad?

FRA.- Es interesante la pregunta porque el gobierno ha sostenido, no sin razón pero es sólo una parte de la historia, que el subsidio beneficia a los que más tienen, eso es cierto, pero el problema es que el retiro del subsidio pega a los más pobres y el ejemplo más obvio es el transporte, cuando sube el precio del pasaje este nunca más vuelve a bajar, podría caerse el precio de la gasolina a la mitad y los precios de los peseros no van a bajar y quien los usa es la gente que más bajos ingresos tiene, porque viven en las zonas más alejadas de las ciudades, por ejemplo, mucha gente que trabaja en la Ciudad de México vive en la zona conurbada, y en el Estado de México el pesero es carísimo, subió de ocho a diez pesos, tan sólo de ida y vuelta equivale a una cuarta parte del actual salario mínimo, es ahí donde pega más y, de hecho, ya hubo una reacción, porque se conjugan el enojo de las clase media, que como quiera que sea gastan más, con el muy justificado de las clases populares, que resienten, vía de entrada, el aumento al transporte colectivo y en segundo lugar, el impacto que esto ha tenido debido al incremento de precios más o menos generalizado, además esta política, que podría tener sentido en un marco global mucho más general, solamente es una política recaudatoria, no hay una perspectiva más amplia que incluso pudiera justificarla. Me parece importante comentar a nuestros compañeros del partido que la izquierda en ninguna parte del mundo defiende gasolinas baratas, así en abstracto, eso es populismo de derecha, cuando se plantea el caso de Venezuela se olvida que eso no lo puso el comandante Chávez, eso fue una herencia de los gobiernos de derecha en Venezuela, una de las primeras medidas que tomó Hugo Chávez fue incrementar el 40 por ciento, nada más que casi nada por 1.4 sigue siendo muy bajo.

En general, los precios de la gasolina deben incluir además de los costos de producción, los daños ambientales, deben también propiciar que se financie el transporte público moderno y eficiente y se desarrolle un nuevo diseño de crecimiento urbano que reduzca el uso del automóvil,.

El punto es que desde el gobierno se hace con una sola lógica, que es la lógica recaudatoria, la cual hubiera podido tener sentido si dijeran miren, se incrementó el precio en alrededor dos pesos de diciembre a enero y que le dieran a la Ciudad de México 50 centavos para financiar la construcción del metro, tendríamos cuatro mil millones de pesos al año, la Ciudad de México consume 120 mil barriles diarios de gasolina, eso puesto en litros son ocho mil millones de litros al año. Eso significa  cuatro mil millones de pesos al año que es más o menos el ritmo de capacidad de ejecución de una línea del metro, entonces podríamos financiar una línea del metro que evitaría que quienes tienen menos ingresos y que no tienen más alternativa que usarlo, lo pagarán, sería una línea del metro sufragada por quienes tenemos el privilegio de tener un auto y esto lo haría sustentable y habría cierta solidaridad de clase.

ETC.- ¿Cuáles serían las medidas que debería plantearse la izquierda en contra de un aumento de esta naturaleza, en el corto y mediano plazo?

FRA.– En el corto plazo me parece que la lucha de la izquierda para revertir el gasolinazo no debe ser como lo hace la derecha, la que se asume como tal y la que cree que es izquierda pero que tiene muchos componentes de derecha, pidiendo que se baje el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS). ¿Por qué?, porque el IEPS por más que sea importante es sólo un componente del precio y es el componente que provee ingresos al Estado, nosotros siempre hemos peleado por políticas sociales cada vez más activas, bueno, también tenemos que plantear cómo se financian, un aparte es el IEPS. Hay otro componente que es casi tan importante como el IEPS y el cual me parece es el que debemos atacar y que tiene que ver con los precios de referencia, donde va implícita una tasa de ganancia que se manda, dicen los neoliberales, como señal al mercado de que pueden invertir en infraestructura: ¿Que cambió? y quizá es más claro si lo pongo así, ¿qué cambió en la estructura del precio de 2016 al 2017? Cambió que la estructura de precio del 2016 solamente se consideraba un precio de referencia, un IEPS variable, el IVA y el margen de los gasolineros, que cuando decimos gasolineros estamos hablando de los pequeños propietarios de gasolineras porque en general en México de las 11,500 gasolineras que existen el 80 por ciento le pertenecen a familias o empresas que tienen de una a cuatro siendo un microcosmos, hay algunas grandes Hidrosina, Femsa, pero la gran mayoría son negocios familiares, a esta parte final de la cadena le daban un 6 por ciento Ahora, hay un precio de referencia actualizado, están el costo de logística, transporte y administración que antes asumía Pemex, si en México podía haber un sólo precio de la gasolina era por que Pemex subsidiaba el transporte, el almacenamiento y la distribución, ahora ya se incluye y se reconoce ese precio, y hay un IEPS que se supone es fijo, pero que en realidad varía vía los estímulos fiscales y el margen de los gasolineros que se mantiene, ahí en el precio de referencia está implícita una tasa de ganancia que no se ha revelado y que es justamente la que se le envía a los privados para que inviertan, para que consideren la inversión rentable, porque si no existiera ese componente, nadie va a invertir en infraestructura y entonces no habrá mercado jamás.

Creo que lo primero es plantear que se transparente dicho componente en el corto plazo, se debería seguir peleando, aunque tal vez ya vamos avanzados en el año, pero sería reivindicar, regresar a los tiempos originales de la propia reforma. Recordemos que en la iniciativa original se planteaba la liberación de las gasolinas para 2020, luego se adelantó para 2018 y finalmente se aprobó para 2017, en realidad se tendría que regresar al menos a 2018, porque hay una serie de condiciones que no se han cumplido para que pueda existir un mercado como tal, simplemente el robo de combustibles inhibe cualquier inversión, nadie va a invertir si además la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que los transportistas deben asumir el costo del robo, ¿quién va a invertir? Absolutamente nadie, hay muchos más elementos pero ése es muy claro.

Insisto, hay que regresar al calendario original, y en el mediano y largo plazo, tenemos que, si es necesario incrementar el precio, se de debe destinar una parte de ello para financiar el transporte público, financiar la investigación en el terreno medio ambiental, mitigar los efectos que provoca el transporte y en general para mejorar la movilidad y propiciar que sea el transporte público el que traslade a la gente. Las ciudades europeas son más compactas que las gringas o que las de nosotros, alguien ponía el ejemplo de que Atlanta tiene la misma población que Barcelona y en que Barcelona es diez veces más eficiente en términos energéticos, ¿por qué? porque en Atlanta la gente usa el automóvil y en Barcelona se mueve en metro y bicicleta, tenemos que ir hacia esa sociedad, hacia diseños urbanos globales que vayan reduciendo el uso del automóvil.

ETC.- Por último, ¿Cuáles serían los efectos en cuestión energética de la política proteccionista de Trump?

FRA.- Mira que puede haber efectos positivos, decían las abuelitas “no hay mal que por bien no venga”, en términos generales, ahora hasta la derecha habla del mercado interno, por fin, en términos internacionales. En días pasados, acabamos de ver a Videgaray en la Habana, aunque se le enredaba la lengua cuando agradecía el apoyo de cuba, mencionó que, incluso habrá que voltear a China.
En el caso específico energético me parece que ya se ha puesto sobre la mesa la tremenda fragilidad estratégica en la que estamos, México, por esa política que comentábamos hace unos minutos de privilegiar la producción de crudo sobre su transformación  industrial, está en una posición de extrema fragilidad, importamos el 60 por ciento de la gasolina, importamos el 20 por ciento del gas natural, el 40 por ciento de gas Lp, el 40 por ciento de los petroquímicos, eso se tiene que revertir, tenemos quizá no que llegar al 100 por ciento de producción interna de gasolina, pero seguro no debemos quedarnos en el 40, me parece que de entrada esto debería llevar a retomar el proyecto de la gasolinería de Tula, porque ahí está el proyecto, ahí está la ingeniería de detalle, se detuvo ya que en efecto no era rentable para Pemex hacer una refinería nueva, ni para Pemex ni para nadie, se tenía que importar gasolina a precio de mercado y venderla a un precio regulado, que por ejemplo no olvidemos esto, durante diez años fue inferior al precio de Estados Unidos, diez años subsidiando el precio de la gasolina en México y eso no es correcto.

Pero no era rentable en esas condiciones, ahora lo es, y las cosas que pueden traer el poner a precio de mercado las gasolinas es que ahora sí sería rentable, porque eso de que refinar la gasolina no es negocio es absurdo, ya no habría refinerías,  hoy por hoy los Estados Unidos producen el 106 por ciento de su consumo y nosotros nos alimentamos de ese 6 por ciento excedente, sin medidas de contención de la demanda ¿Cuánto tiempo vamos a poder acceder a ese mercado? Bueno, creo que hay que recuperar el proyecto de Tula, pensar en otro más y al menos en los próximos cinco años ponernos como país el objetivo de producir el 80 por ciento de las gasolinas, discutamos si es necesario el 100 por ciento pero al menos me parece que el 80 u 85 por ciento ya te da una situación de seguridad.

Estados Unidos tiene como estado disposiciones en las que si hay un huracán llámese, Katrina o Donald, primero se tiene que garantizar la autosuficiencia. Cuando el Katrina, México estuvo a horas de grandes problemas de desabasto porque Estados Unidos cerró sus fronteras, evitó la exportación de gasolinas hasta que no tuvo la certeza, porque el Katrina recordemos golpeó una zona donde hay muchas refinerías, de que no tenían problemas de abasto volvieron a abrir las fronteras, hasta hace poco estaba prohibido exportar petróleo crudo, esas son medidas que toma cualquier estado en términos de soberanía energética, creo que en la izquierda debemos aprovechar esta coyuntura más que nada por los grandes riesgos que implica o quizá justo por eso, para retomar muchas de las medidas que hemos pormenorizado y en particular la recuperación de la soberanía energética.


ETC.- Agradecemos la participación de Fluvio y sabemos que con ello se enriquecerá la información que tendrán nuestros lectores  a través de la Revista Gobierno y Democracia

No hay comentarios.: