Translate

04.04 Pobreza y presupuesto

Pobreza y presupuesto


Mientras que en varios países de América Latina la pobreza disminuyó durante los últimos años, en México aumentó y ya afecta a 55 millones de personas.
                      
Juan  Hugo de la Rosa García*


El crecimiento de la pobreza, es decir la exclusión social,es ya una característica estructural del modelo económico que ha seguido el país durante las últimas décadas, así lo muestran las cifras y así lo han reconocido organizaciones internacionales como la CEPAL[1].

A diferencia del resto de los países de América Latina, donde la pobreza disminuyó durante los últimos años, en México aumentó y ya afecta a 55 millones de personas. En ese horizonte sombrío sobresale el Estado de México, donde el último año se sumaron 941 mil personas al grupo de aquellos que cotidianamente no alcanzan a satisfacer adecuadamente sus requerimientosmínimos de bienestar.Se agudizaron las carencias en educación, salud y seguridad socialy alimentación como resultado del debilitamiento de los salarios reales, el empleo y los servicios que debe suministrar el Estado, en un entorno lento crecimiento económico nacional y de reducción del gasto público.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la línea del bienestar, en 2014,fue de 2,542.13 pesos mensuales en el entorno urbano y de 1,614.65 pesos en el medio rural. Es muy discutible que el bienestar de una familia pudiera lograrse con 1.2 salarios mínimos en las ciudades, sin embargo, incluso esos promedios se han debilitado en la actualidad debido a que el salario mínimo ha crecido menos que la inflación y ahora se requiere 1.3 salarios mínimos para alcanzar la llamada –por Coneval- línea del bienestar. Hace tres años un salario mínimo diariode 67.29 pesosera más remunerativo que los 73.04 pesos de hoy. Por ello, de 2014 a 2016 ha crecido la carencia de alimentación y de servicios básicos de vivienda.

De acuerdo a la Unicef, en México, el 53 por ciento de los niños y adolescentes, con edades de 0 a 17 años, viven en la pobreza. Son 40 millones de niños privados de uno o más de sus derechos sociales: alimentación, educación, salud. vivienda digna y con servicios básicos y seguridad social. De ellos 4.6 millones sobreviven en la pobreza extrema y carecen de tres o más de sus derechos sociales; residen en hogares donde el ingreso no es suficiente para adquirir los nutrientes esenciales de una vida sana. Por eso la marginación es un daño irreparable. Baste decir que uno de los flagelos más evidentes del actual modelo económico está en las zonas indígenas, donde el 90 por ciento de los niños son pobres.

La Unicef señala, con razón, que única posibilidad de romper el círculode exclusión intergeneracional -que se reproduce en la pobreza infantil-es aumentar el ingreso familiar, que “lo que no se invierta ahorita en niñez no lo vamos a poder pagar después”. Porque la pobreza y la exclusión generan desintegración social y exacerban la violencia.

Las investigación y las cifras de Coneval no están actualizadas a nivel municipal, pero las mediciones de ese Consejo muestran que de 2012  a 2014 en el país la población pobre avanzó 3.7 por ciento, mientras que en el Estado de México lo hizo en 12.8 por ciento. De acuerdo a la misma fuente[2], nacionalmente la pobreza extrema se redujo 0.8 por ciento pero en el Edomex creció 27.6 por ciento. Es decir que durante los últimos años más de un millón de mexiquenses cayeron en esta terrible situación y, de ellos, 261 mil cayeron en pobreza extrema.

Debido a que la ubicación geográfica de nuestra Ciudad Nezahualcoyotl es vecina de la Ciudad de México es posible establecer contrastes. Así mientras que en la Ciudad de México la población en situación de pobreza es el 28 por ciento, en el Estado de México es el 49 por ciento y en Nezahualcóyotl el 45por ciento, la que vive en pobreza extrema es el 1.7, 7.2 y 10 por ciento respectivamente.

Tradicionalmente se había venido considerado que la mayoría de las personas en condición de marginación se localizaba en el medio rural pero paulatinamente este fenómeno se ha ido apoderando de las zonas urbanas y, particularmente de las más densamente pobladas como es el caso que he aludido del municipio de Nezahualcóyotl que es totalmente urbano, incluso más que la Ciudad de México.

Por supuesto que la precarización de la población urbanano es un fenómeno homogéneo ni generalizado, pero está creciendo en la medida que el sistema económico no logra ofrecer las oportunidades suficientes de inserción y,año con año, se va acumulando un rezago que las políticas públicas de autoempleo, subvenciones alimenticias, etc., no logran absorber.

Justamente la reducción del presupuesto de 2017 respecto del año anterior, en materia de desarrollo social, es muestra de la señalado anteriormente y tendrá efectos que solo profundizará las tendencias de exclusión que se padecen.

Sólo tomado el presupuesto de los programas con vínculos sociales habrá una disminución real del 10.48 por ciento. Lo cual es extraordinario debido a que enfrentamos un escenario de menor crecimiento económico y aumento del desempleo. Hay programas con impacto social en dependencias como SECTUR o SEMARNAT donde la contracción es mayor al 50 por ciento y en otras mucho más vinculadas como INMUJERES o SEDATU que el recorte es de 45 por ciento. De 152 programas que pueden ser caracterizados como sociales se eliminan 11. En general, 83 programas prioritarios sufren una reducción del 10 por ciento y 69 no prioritarios 11por ciento, siempre en términos reales.

Algunos ejemplos: se reduce, en términos reales, el 71 por ciento del presupuesto destinado al programa de infraestructura indígena, 47 por ciento al fortalecimiento de la transversalidad y perspectiva de género, 4 por ciento a la atención a la salud, 29 por ciento al seguro médico siglo XXI, 44 por ciento a los apoyos para la protección de las personas en estado de necesidad, 97 por ciento al financiamiento al microempresario y a la mujer rural, el 21 por ciento del programa de apoyo a la vivienda, 2 por ciento al abasto de leche de Liconsa, 2 por ciento a PROSPERA inclusión social, 3 por ciento a estancias infantiles para madres trabajadoras, 25 por ciento a fomento a las artesanías, 27 por ciento a políticas integrales de juventud, 33 por ciento al fomento de la economía social, 98 por ciento al seguro de vida para jefas de familia, 73 por ciento para agua potable, alcantarillado y saneamiento, 11 por ciento para escuelas de tiempo completo, 48 por ciento al apoyo para el empleo; los programas de gestión de residuos y aguas residuales no tendrán recursos en 2017, etc., etc.

Cabe recordar que el presupuesto de 2016, con los recortes que hubo, en modo alguno era suficiente para atender el extraordinario rezago social que se enfrenta. De tal manera que, hacia el futuro, se avizora un panorama oscuro y de problemas agravados. Si en décadas pasadas el gasto social sirvió para amortizar el descontento que produce un modelo económico centrado en la producción de bienes para exportación con bajo insumo de mano de obra y descuido del mercado interior, la reducción sistemática del gasto social hará aflorar descontentos y destrucción de lo que aún restaba de la solidaridad social.

Por otra parte, en México se carece de un sistema adecuado y equitativo de distribución del gasto público entre entidades y municipios. El caso del municipio de Nezahualcóyotl es elocuente. Aun cuando este municipio obtiene recursos presupuestales federales y estatales que se sitúan en un rango de 3 mil millones de pesos al año,el gasto público per-cápita ha venido disminuyendo. Mientras en 2012 el presupuesto por habitante fue de 2 mil 302 pesos, hoy, en 2016, es de 1, 741 pesos, por lo que ha ocurrido una disminución de poco más de mil pesos para cada persona que vive en el municipio.

En cambio, en municipios con población que disfruta de niveles de ingreso personal más elevados, como Huixquilucan o Naucalpan, se disponen de presupuestos per-cápita de 7 y 3.8 mil pesos respectivamente. Por lo que es urgente revisar las reglas que hoy marcan las pautas de distribución.

La crisis de los ingresos petroleros que ha retirado, definitivamente, de las finanzas públicas casi una quinta parte de los haberes que se disfrutaron y dilapidaron durante más de una década, obligan a todos los órdenes de gobierno a buscar alternativas y a mejorar su eficiencia en el ejercicio del gasto para los próximos años.




AYUNTAMIENTO
PRESUPUESTO
(Millones de pesos)
POBLACIÓN
(habitantes)
GASTO PER CÁPITA
Naucalpan
3 mil 653
833, 782
4 mil 381 pesos
Ecatepec
3 mil 225
1, 658, 806
1 mil 944 pesos
Tlalnepantla
2 mil 786
664, 160
4 mil 194 pesos
Toluca
2 mil 685
819, 679
3 mil 275 pesos
Nezahualcoyotl
2 mil 555
1, 109, 363
2 mil 302 pesos
Atizapán
2 mil 350
489, 775
4 mil 798 pesos
Huixquilucan
1 mil 533
242, 116
6 mil 331 pesos

Es tarea de los legisladores y de las coordinaciones de autoridades municipales, más allá de partidos y filias políticas, evaluar y replantear las reglas para distribuir el presupuesto federal y estatal de acuerdo a una amalgama nueva, donde la solidaridad para los municipios más pobres y menores en población, se tenga en cuenta también las necesidades percápita y donde, además, se transformen los viejos procedimientos de toma decisiones sobre fondos metropolitanos; donde sigue prevaleciendo una visión centralista que favorece la participación privilegiada de gobernadores más allá de los que es conveniente, intentando preservar control y subordinación como principios políticos rectores. Es tiempo que esos vetustos principios se hagan a un lado para fortalecer la democracia y mayores potestades para una autonomía municipal que desde hace tiempo es mayor de edad.

El combate a la pobreza en Ciudad Nezahualcóyotl, además de instrumentar los programas federales de apoyo a los sectores vulnerables como las becas e implementos escolares a estudiantes, los suministros alimenticios para los más necesitados, etc.; también se tiene el propósitode garantizar el consumo de subsistencias alimenticias esenciales para toda la población. Existen productos como la tortilla que siguen siendo una de las fuentes de carbohidratos más importantes en la dieta de las familias de menores ingresos.Vamos a tomar las medidas necesarias para lograr que los precios de este alimento no sufran variaciones y se mantengan reducidos para garantizar el acceso universal, colocando en el mercado las cantidades necesarias de este producto para satisfacer la demanda municipal. Otro tanto se hará para garantizar el acceso al consumo de agua purificada y a productos cárnicos que revaloren el ingreso familiar y sostengan la alimentación popular en las mejores condiciones posibles.

Por otra parte, hemos constituido un fondo municipal del emprendedor, con la capacidad de financiar proyectos que permitan el autoempleo, o incluso el empleo de una o dos personas adicionales, convocando a sectores altamente vulnerables como son las mujeres jefas de familia, personas de la tercera edad y jóvenes emprendedores. Con el firme propósito de contribuir a que los negocios familiares realmente puedan ser el inicio de pequeñas empresas, apoyándoles adicionalmente con servicios de asesoría y capacitación que fortalezcan los conocimientos y la viabilidad de los nuevos emprendedores.

En ambos casos: garantizar el mercado de productos esenciales a precios accesibles y fomento al empleo y a la formación de empresas familiares, estamos buscamos una cobertura universal  alejada del corporativismo, confiando en la capacidad de los miembros de nuestra comunidad para salir adelante a través de su propio esfuerzo y donde, el gobierno municipal, asume como su responsabilidad los recursos a su alcance para apoyar a la población en la lucha contra la pobreza.

La convicción de usar los recursos presupuestales a nuestro alcance, de mejorar nuestra eficiencia en el gasto, sin aceptar sesgo alguno que afecte a las y los ciudadanos necesitados por sus filiaciones políticas o de cualquier tipo, es una obligación ante las repercusiones que eso tendría ante el grave panorama de tensiones sociales que estamos viviendo.

Es evidente que los recursos son pocos y las necesidades crecen pero queremos avanzar por un camino que, ante el aumento de la pobreza y la exclusión, el fortalecimiento de los cuerpos policiacos y la seguridad no sean la alternativa privilegiada y mucho menos exclusiva, sino que el fomento económico, la solidaridad y la inclusión social sean las tareas centrales de gobiernos más humanos, eficientes y cercanos a las necesidades de nuestras comunidades.




*Presidente Municipal de Ciudad Nezahualcóyotl
[1]Ver: “Panorama Social de América Latina 2015, CEPAL / ONU.
[2]http://www.coneval.org.mx/Paginas/principal.aspx

No hay comentarios.: